El milagro del año nuevo

Cuando más duele, en el tiempo de descuento, es cuando los palanganas se llevaron un gol, con un fallo en defensa digno del atleti, dejando solo a Antonio López para que cabeceara espléndidamente el saque de falta de Simao desde la parte derecha. Vamos el típico gol que solemos recibir nosotros últimamente. Lo mismo es que ya vamos aprendiendo de los demás y los demás aprenden de nosotros. Así es posible que nos vayamos igualando.

El caso es que nos llevamos los tres puntos que eran imprescindibles para agarrarnos a la salvación, porque desde luego en liga, y viendo como jugamos, ya con eso me conformo. Luego a esperar mejores años, como casi siempre en los últimos tiempos.

Porque lo que es jugar, vamos, lo siguen dejando pa’ luego. Es que somos igual que cualquier equipo de regional: pelotazo al frente y que la agarre el que pueda; sin triangulación, sin casi pases al hueco, sin jugadas elaboradas; como si se les hubiera olvidado jugar al fútbol. Al menos a los que sabían; los que no sabían simplemente no tenían que estar aquí, pero ya sabemos lo del tema de las comisiones que se lleva Pitarch y me supongo que Gil Marín y Cerezo, porque si no no me explico que hace en este equipo un director deportivo tan inepto.

El partido fue malo, para que nos vamos a engañar. Lo único la emoción   -y desesperación- de ver si éramos capaces de sacar algo bueno de ello. El Sevilla no hizo nada del otro mundo. Vale que no estaban ni Kanoute ni Luis Fabiano, pero no se explica que este Sevilla siga tercero en liga con los pobres partidos que ha hecho esta temporada. Por su parte el Atlético en su línea. Ahora nos podemos escudar en que la defensa estaba toda retocada por las ausencias de Ujfalusi y Juanito, y que Kun no jugaba y salimos con un canterano, Ibra. Pero la verdad es que lo único que hubiera podido cambiar las cosas fueron las ausencias de uno y otro. Está claro que sin Kun Agüero nos faltan muchas cosas. Forlán está de pena y aunque Ibra cumplió perfectamente y es posible que nos pueda dar unas cuentas alegrías, está claro que se notó la falta de Agüero. Si ayer la delantera hubiera estado compuesta del Kun e Ibra, lo mismo el Sevilla se lleva una goleada, porque todo lo que falló Forlán.

El Sevilla en la primera parte no hizo más que el gol. En la segunda parte, nada. El atleti tampoco hizo gran cosa, pero eso sí, le puso ganas, que no fútbol. Y eso últimamente es decir mucho de este equipo.

Ibrahim luchó durante todo el partido, los balones por alto hubieran sido suyos prácticamente todos si el señor árbitro hubiera pitado la cantidad de empujones y codazos que se llevó el chaval en cada salto. Me gustó mucho. Para se su primer partido con los mayores le echó coraje. Y eso que los “mayores” casi ni le miraban. Forlán en su lucha particular contra los molinos, le tiró todo a Palop escorado a la izquierda del portero. No acertó a hacerlo ni siquiera contra el portero. Excepto una vez. Esa vez tiró contra el portero con la puntita de la bota, el rebote del propio portero se lo llevó Dragotinovic y gol del atleti. Increíble, pero cierto. Falló lo que no solía fallar la temporada pasado. Y ¿de verdad creéis que un jugador hace eso por falta de profesionalidad o por dejadez? ¿De verdad creéis que el Bota de Oro de la temporada pasada ahora es muy malo? Está claro que está pasando una temporada mala, muy mala y que no es por gusto. Pero claro, el equipo tampoco tiene que pagar por ello. Si tiene que pasar algún partido en el banquillo porque no está como todos esperamos, pues tendrá que pasarlo.

Después del gol seguimos jugando a nada: balones largos, la mayoría perdidos. Algún intento de algo, pero poco. Para colmo va Quique Sánchez Flores y quita a Reyes –el único que intentaba poner algo de cordura- para sacar a Jurado. No quitó por ejemplo a Raúl García o a Assunçao para ir a por el partido, no. Nos conformamos con el empate. Y al final el menos esperado: gol en el descuento a saque de una falta de Simao y de cabezazo tremendo de Antonio López.

Una cosa de la que me alegro es del gol de Antonio López y no solo porque significó la victoria. Me alegra doblemente, por la victoria y porque lo metiera Antonio López. No entiendo a todos esos que se dedican pedir que le echen, que es muy malo, que no vale. Antonio López subió al equipo desde la cantera, es el más antiguo y al que nunca se le debió quitar la capitanía. Nunca ha dado una voz más alta que otra, tanto cuando ha jugado como cuando se ha quedado en el banquillo. El año pasado hizo una buena temporada y este año, como a otros, no le están saliendo las cosas. Que no es el mejor en su puesto ya lo sabemos. Tomás tampoco era el mejor en su puesto, pero luchaba cada balón y no creo que ningún atlético sugiriera nunca que lo echaran. Me alegró que jugara su último partido en un Calderón lleno y para ganar la última liga de este equipo. Posiblemente Antonio López no tenga la suerte de Tomás, pero yo desde luego se la deseo. No me gustaría verlo en otro equipo que no fuera SU equipo. Porque no tengo ninguna duda de los colores que lleva dentro.

Y al final de la jornada encima el resto de resultados nos acompaña y nos aupamos al puesto undécimo. Como para poner pegas encima.

Os dejo el resumen del partido:

[vsw id=»nmaExEuCBKI» source=»youtube» width=»425″ height=»344″ autoplay=»no»]

También te puede interesar ...

Claras aclaraciones

En el fantástico artículo que nos deja hoy Rubén Uría en Eurosport, en los comentarios un lector pregunta «Yo lo que no …

La tele y el atleti

Vuelve la Champions y la 1 de Televisión Española y las Autonómicas anuncian a bombo y platillo otra vez los partidos que …

Que sinvergüenzas

Es de escándalo. Después de fallar un penalti, pena que dejó al Mallorca con 10 jugadores, mrcar ya en la segunda parte  …

Alucinado me ha dejado el amigo Joserra en el comentario que hace a eso de las 8 menos cuarto de la mañana …

Deja un comentario